Agenda talleres

Colabora con TSI

Ayuda a Asociaciones

Fotos asistentes

Centros visitados

Dinámicas de ayuda

Contacta con nosotros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unas pinceladas sobre mi

 

 

Verano del 67

 

Nací en Vilanova i la Geltrú, preciosa localidad de la costa mediterránea, en el verano de 1967 (gracias mamá por cargar conmigo en pleno verano mientras vendías chorizos y acarreabas cubos de agua). Procedo de una familia modesta y  numerosa de la que soy el quinto de seis hermanos, por lo que no fue fácil para mis padres darnos todo lo que necesitaba una familia con seis hijos, pese a que mi padre trabajaba en diferentes empleos para darnos lo mejor (gracias papá por tu enorme y constante esfuerzo). Tampoco fue fácil para nosotros combinar estudios y trabajo a una edad bastante temprana.

 Si más no, esa situación nos proporcionó a todos el coraje y la actitud evolutiva que nos caracteriza. Por ello, pese a las dificultades, no sólo no cambiaría un ápice esa experiencia, sino que agradezco cada día que pasa haberla vivido en un entorno familiar -con sus más y sus menos, como en toda familia humilde- realmente enriquecedor. No en vano, espiritualmente hablando, elegí esta maravillosa familia para vivir esta vida física de la que tanto he aprendido y espero seguir aprendiendo en cada instante.

  

 

Aprendiendo de la vida

 

Nunca fui un buen estudiante, pues no supe ver la motivación que en aquel entonces ofrecieran los educadores escolares, aunque siempre mantuve una muy buena relación con todos ellos y con algunos aún la continuo manteniendo. Recuerdo con un cariño especial a Montserrat Capdevila, Jesús Alonso, Helena Merino y Lorenzo Rodríguez. De corazón, muchas gracias. Sé que, como los demás, hicisteis lo que estaba en vuestras manos y más cuando se tienen aulas abarrotadas con más de cuarenta niños por clase.

 

 El hecho de no sentirme motivado por los estudios provocó que a una edad bien temprana comenzara a trabajar colaborando en el negocio familiar y posteriormente tuve algunos trabajos ocasionales en la construcción, la venta ambulante, la pesca, etc., sin cesar de prestar atención a las muchas oportunidades que en el camino nos va ofreciendo la vida para que vayamos eligiendo.

 

 Me gusta recordar, y de hecho siempre lo explicaba cuando me dedicaba a la formación comercial que, a una edad muy temprana me levantaba a las cinco de la mañana para ir al puerto a ayudar a descargar los barcos que regresaban con la pesca del día. Después de tres horas descargando cajas de pescado y recibiendo como recompensa un puñado de sardinas de cada uno, al final conseguía llenar mi cubo y el señor del hielo, muy amablemente, me echaba un poco encima del pescado para que se mantuviese fresco mientras caminaba los 2 kilómetros de regreso para venderlo. En ocasiones coincidíamos más vendedores en el mismo edificio ofreciendo nuestro producto puerta por puerta y en más de una ocasión veía como los otros muchachos se enojaban cuando les decían que no, que de ser otro tipo de pescado se lo comprarían. No sé si era visión comercial o ser avispado, o simple curiosidad, pero nunca rechazo aquella información que me regala la vida, así que me dediqué a tomar nota de qué tipo de pescado le interesaba comprar a cada persona y cuando lo conseguía iba directamente a su puerta, tocaba el timbre y les decía literalmente: Buenos días señora, aquí le traigo el pescado que le gusta. Eso solía sorprender pero funcionaba, vaya si funcionaba...

En fin, es sólo una anécdota.  

  

 

Emancipación prematura

 

A la edad de 15 años conseguí trabajo de temporada en un camping. Fue todo un suceso de causalidades: Yo ayudaba a mi padre, mis hermanos y mi tío Luis que trabajaban en la construcción de los sanitarios de ese camping y no recuerdo bien como sucedió (bueno, si lo recuerdo pero prefiero no contarlo) pero cayó en mis manos el listado de los puestos de trabajo aún vacantes para la apertura al mes siguiente. Pude observar que aún no tenían ayudante de cocina y, como no se me daba nada mal, pedí ver al jefe de personal y me ofrecí. Al día siguiente tuve la entrevista y fui contratado verbalmente ya que hasta el mes de agosto no cumplía los dieciséis años, edad legal de trabajar. Pese a estar tan sólo a diez kilómetros de mi casa, me ofrecieron una de las habitaciones para el personal y acepté, emancipándome prematuramente y comenzando mi andadura por la vida de forma independiente, consciente y responsable (bueno, más o menos).

 A los 18 años tuve mi propio negocio de hostelería en una zona estival, lo que provocó que me aventurara con otro negocio en una estación de esquí, compaginando ambos según la temporada estival o invernal.

  

 

Atendiendo mi vocación

 

Como ya de bien joven tuve por costumbre escuchar mi ser interior y moverme por motivación hacia aquello que me hacía sentir bien, dí un giro a mi vida hacia lo que realmente me motivaba: la venta, el marketing, el crecimiento personal y la formación motivacional, aunque para llegar a ello comencé como siempre desde abajo del todo. Necesitaba aprender, formarme y crecer profesionalmente, sintiéndome satisfecho y realizado por dentro, y así fue.

 Comencé escribiendo sobre temas sociales en una revista local y contratando la publicidad que financiara ese espacio. Lo empecé a compaginar con la contratación  y diseño de anuncios publicitarios para la prensa local hasta que me ofrecieron un puesto en una de las publicaciones del que, para entonces, era el grupo editorial de prensa local con más cabeceras en el mercado. Y así comencé vendiendo anuncios por las tiendas y negocios locales, pasé a ser jefe de equipo y posteriormente llegué a director de publicación, para pasar a ser director de un grupo de periódicos de la compañía. Durante ese transcurso de tiempo me formé como director comercial, marketing y desarrollo personal, gracias a Elaine McParland quien creyó en mí y tanto apoyo y formación me proporcionó, dando inicio a mi etapa en la formación a diferentes equipos comerciales.

 

  

Nuevo rumbo

 

Después de 15 años decidí poner fin a esa etapa y viajé a Estados Unidos aceptando la invitación a participar en una compañía de carácter mundial que comercializaba un producto natural y que me permitía seguir trabajando con el desarrollo personal de mis equipos en todo el mundo. Gracias a esta libertad de movimiento, me trasladé a Costa Rica por un periodo de 2 años, donde compaginé mi vida personal, natural y espiritual con el coaching motivacional.

 

 Fue en el 2005 cuando regresé de nuevo a Estados Unidos para seguir con mi formación motivacional y aprendí mucho de quien considero mi mentor espiritual (aunque de forma inconsciente por mi parte en aquel entonces) y quien más me ha ayudado en esta nueva elección: me refiero al padre Antonio López (gracias Antonio por brindarme tu casa y por enseñarme con la motivación a vivir de dentro hacia fuera). Fue gracias a él también que tuve la oportunidad de aprender de los CEO’s y directivos de empresas multinacionales de Network Marketing.

 

 Por razones familiares regresé a España en el verano del 2007 y seguí dando continuidad al crecimiento de mi negocio independiente en el Network Marketing internacional, motivando y haciendo crecer mi grupo de afiliados, trabajo que compaginé con mi dedicación como seeker inmobiliario, algo tan apasionante como divertido.

 

 

Descubriendo la Ley de la Atracción

 

Es en esa época en la que descubro que durante toda mi vida estuve compartiendo y utilizando deliberadamente lo que hoy conocemos de modo más popular como El Secreto (La Ley de la Atracción Universal) lo que provocó que, por diferentes vías y amistades (sobretodo por quien es mi hermano espiritual, Juan Manuel Ruiz), llegase a mis manos el mensaje que Rhonda Byrne (autora del libro El Secreto). ¡Por fin una versión entendible para todo el mundo! Esta fue mi reacción y lo que provocó que de forma inmediata comenzara a nutrirme de toda la información al respecto que iba cayendo en mis manos. Durante 2 años combiné la formación autodidáctica en coaching LDA, inteligencia emocional y PNL. Esta combinación de conocimientos me aportó ─y me sigue aportando cada día de mi vida─una mejor comprensión de cuán efectivo resulta utilizar de forma deliberada la Ley de la Atracción cuando eliminas resistencias. Un aprendizaje importantísimo para mi crecimiento personal y espiritual, así como para el desarrollo de lo que he denominado  “Emotional Coaching” (entrenamiento emocional).

 

 La emoción y el deseo de compartir, transmitir y ayudar a los demás a aceptar, comprender y utilizar de forma deliberada el poder de la elección en la ley de la atracción, hace que me dedique de pleno a ello y que hoy en día siga viajando por diferentes ciudades y países compartiéndolo con quienes así lo desean.

  

 

Realización

 

Recientemente he creado mi propia empresa, The Secret Institute, con la cual me siento aún más realizado en todos los sentidos viajando, conociendo nuevas personas, actitudes y formas diferentes de ser cada instante más consciente de este Don maravilloso que tenemos: el poder disfrutar mientras nutrimos nuestra propia vida.

  

 

The Secret Institute

 

TSI nace de la vocación de crear un grupo de personas honestas y lo suficientemente humildes, emocionadas y  conocedoras de la Ley de la Atracción de modo que cada vez podamos llegar a más ciudades del mundo y seguir compartiendo conocimientos con quienes deseen evolucionar utilizando su poder personal.

 The Secret Institute pretende ser una referencia para aquellas personas que decidan tomar las riendas de sus vidas y que, aun siendo conocedoras de que tomar un nuevo rumbo es algo laborioso, también lo sean de que todo es conseguible en cuando tomamos posesión consciente de que el poder de elegir, el crecimiento y  desarrollo personal de cada individuo, se halla en ese Ser que nos acompaña siempre.

 

Otro de los retos personales a desarrollar con The Secret Institute es poder dedicar cada día más tiempo a aquellas personas sin poder adquisitivo para que puedan asistir a los cursos de forma totalmente gratuita, así como asistir a centros de jóvenes y personas marginales con la sana intención de tratar de encender una pequeña luz en su poder de elección.

 

 

El Poder de la Elección

 

A mediados del 2011 decidí escribir el primer libro de lo que va a ser una colección llamada EL PODER DE LA ELECCIÓN. Este primer libro lleva como subtitulo “En la Ley de la Atracción” y en él desarrollo como incidimos en nuestra creación consciente e inconsciente de nuestro futuro a corto, medio y largo plazo con nuestra actitud de hoy.

 

 Los siguientes van a tratar temas segmentados sobre: Padres y Educadores, Adolescentes, Relaciones Personales, Afirmaciones, Network Marketing, entre otros.

 

 

Ahora ya me conoces un poco más, habrás podido observar que soy una persona normal y corriente que lo único

que ha tratado de hacer y sigue haciendo es Descubrir su Poder y disfrutar de la Acción…

 

 

A ti te deseo lo mejor y te dejo un gran abrazo desde el alma  

 

 

"La vida pasa...  mientras otros piensan qué hacer con ella"

 

Lluís M. Ramírez